Tiempo y ya veremos

Opinión. El sólo hecho de cambiar un director técnico ganador a otro que ha ganado poco, casi nada, es una situación para preocuparse e impacientarse, pero así como el primero tuvo la oportunidad de iniciar de cero su proceso deportivo, el entrenador nuevo también merece tener esa opción.

Tiempo y ya veremos
Juan Manuel Lillo, al igual que muchos entrenadores, merecen su tiempo de espera. Foto: Juan Camilo Álvarez Serrano

Incertidumbre, es una excelente palabra para describir lo que quizá más de uno sintió después del 21 de junio del presente año, cuando se dio la noticia que ninguno de nosotros queríamos creer, pues se confirmaba la salida de Reinaldo Rueda, director técnico que ganó la segunda Copa Libertadores ‘verdolaga’, en el relevo del vallecaucano se mencionaron muchos entrenadores, pero finalmente los directivos eligieron a Juan Manuel Lillo, quien ha tenido mucho recorrido en el fútbol español y sólo ha ganado título con el Club Deportivo Mirandés, en la temporada 1988-89, campeonato de Tercera División para ascender a la Segunda B; y tiene otro como asistente técnico, La Copa América del año 2016, certamen que ganó la Selección chilena, asistiendo al entrenador Jorge Sampaoli.

Ahora bien, Reinaldo Rueda, al igual que otros entrenadores ‘verdolagas’, han tenido su tiempo para desarrollar la idea de juego que quieren implementar en el equipo. A su vez, dirigieron partidos complicados, difíciles de descifrar y que ayudaron a cambiar situaciones débiles de juego a fortalezas.

Con relación a lo anterior, Juan Manuel Lillo, actual director técnico de Atlético Nacional, lleva nueve partidos hasta el momento, dos de Copa Águila y siete de Liga Águila, en los que se ha podido ver una evolución de lo que él quiere en el equipo. Basta con mirar el partido contra Santa Fe, en el que los jugadores no estuvieron cómodos en en la cancha y por momentos fueron imprecisos, haciendo una comparación con el partido que se jugó contra Junior de Barranquilla, el equipo se vio mucho mejor, porque hasta con diez jugadores creó opciones para empatar el marcador 1-1. 

Asimismo, en el último partido que jugó su equipo ante Jaguares de Córdoba, se vieron muchos cambios en cuanto a la propuesta que quiere el director técnico en el actual campeón de la Liga Águila, no sólo por el cambio de posiciones y funciones en algunos jugadores, sino también por la manera en cómo se jugó. 

Por tanto, el hincha tiene todo su derecho de criticar, pero debe saberlo hacer, de manera objetiva y con argumentos, no criticar sin fundamentos. Así como se critica y da su opinión personal sobre algún tema ‘verdolaga’, también debe reconocer cuando las cosas se hacen bien.

Sólo por mencionar un caso, el paso de Víctor Cantillo al Deportivo Pasto, situación en la que el actual campeón de la Liga Águila le dio la opción de compra al club ‘volcánico’, equipo que finalmente terminó haciéndola efectiva, para después vender el jugador al Junior de Barranquilla.

Error del que se aprendió y fue corregido en la última operación que se hizo con el Deportivo Pasto, porque Juan Pablo ‘El Indio’ Ramírez, volante de creación, fue a préstamo sin opción de compra, con el fin de darle continuidad y chance de crecer futbolísticamente en otro equipo, para después reintegrarlo a las toldas 'verdolagas'.

Para finalizar, sólo quiero con esta opinión que dejemos que el cuerpo técnico actual trabaje, pues merece tener su tiempo de espera, no critiquemos tanto, mejor elaboremos un ambiente tranquilo, en el que todos podamos mirar hacia el mismo lado y el único favorecido sea Atlético Nacional, equipo que siempre querrá hacer las cosas bien para ver a su hinchada feliz.